Noticias importante Semana

Viacrucis de la deuda externa de RD

Viacrucis de la deuda externa de RD

Abinader y Balaguer

Dedicatoria a nuestro presidente Luis Abinader, con profunda aspiración produzca eco reflexión. Profundamente perturbado y angustiado por la carrera alcista al parecer indetenible del endeudamiento externo incurrido por nuestro presidente Luis Abinader en su corta gestión de 15 meses, reproduzco en parte, insertando en la coyuntura actual, desgloso reducido y actualizado, el trabajo que sobre la deuda externa publiqué en este diario los días 17 y 21 mayo 2017.

El expediente siempre cuestionable del endeudamiento externo ha ocasionado graves consecuencias conectadas con el peligro y socave de la soberanía, con proporciones similares del país saturado más de dos millones de haitianos indocumentados, predominantes en la industria construcción, labores agropecuarias, turismo y mafia de fruteros en la capital y Santiago, peligrosa quinta columna de proporciones insospechables. Peligrosa reedición de un Kosovo en el Caribe.

La nefasta historia del endeudamiento externo tiene acta de nacimiento el azaroso primero de mayo de 1869, cuando el presidente Buenaventura Báez, el más descarado y proditorio buhonero de la patria concertó un empréstito con el banquero londinense Edward H. Harmont, por 420 mil libras esterlinas a redimir en 25 años, firmado por Ricardo Curiel, ministro de Hacienda, con intereses finales de 1,472,500 libras esterlinas, duplicando el monto original, colosal estafa al país, dispuesta por un despreciable y corrupto gobernante apátrida.

Báez anuló el empréstito, defiriendo concertar un acuerdo con el presidente norteamericano Ulysses Grant, cancelando el empréstito el 20 de julio de 1870, orientando su connatural antinacionalismo por anexar al país a Estados Unidos, acción anulada por el presidente Ignacio María González Santín, ordenando pagar a Harmont los compromisos, en virtud del decreto del 7 de abril de 1875, pero la firma y compromiso con Harmont quedaron vigentes.

Westendorp asumió el relevo del empréstito de Harmont, iniciado por el presidente Ulises Heureaux el 14 junio de 1888 por 770 mil libras esterlinas, interés del 6% anual, redimible en 30 años, firmado por Eugenio Generoso de Marchena, agente fiscal del gobierno, y el conde Tadeo de Okza, firmado en Bruselas, Bélgica, y otro definitivo en Londres, el 27 de julio de 1888, finalizando condiciones en Amsterdam, Holanda, el 16 de agosto de 1888.

Westerndop transfirió el contrato a la Santo Domingo Improvement Company de Nueva York, los poderosos y temidos judíos de Wall Street que controlan las finanzas planetarias, y esa deuda no redimida, fue pretexto justificativo de la intervención militar de EEUU 1916-1924 para cobrarla, que finalmente pagó el generalísimo Rafael Leónidas Trujillo en el Tratado Trujillo-Hull del 24 septiembre de 1940, por US$13.500.00 millones.

Nuevo endeudamiento

Cuando el generalísimo Trujillo cae ajusticiado en un charco de sangre el 30 de mayo de 1961, el país adeudaba US$14.8 millones.

El Consejo de Estado presidido por Rafael Bonnelly contrajo deudas por US$23 millones en 17 meses.

El presidente Juan Bosch en siete meses endeudo por US$125 millones.

El gobierno espurio, represivo y correctísimo de El Triunvirato presidido por el inefable Donad Reid Cabral contrajo deuda por US$232.8 millones en 19 meses (1963-1965).

El presidente Joaquín Balaguer, el gobernante más prudente y remiso a endeudar, contrajo préstamos por US$987.4 millones en doce años.

El presidente Antonio Guzmán comprometió US$1,647.5 millones.

El presidente Salvador Jorge Blanco endeudo por US$1,052.1 millones.     

El presidente Leonel Fernández recibió deuda externa por US$3,807.3 millones, manejándola con prudencia dejándola en el 2000 en US$3,243.5 millones, reduciéndola en US$563.8 mm, entregándola al presidente Hipólito Mejía, encaramándola en US$3,345.5 millones más a US$6,586.0 millones.

En 2012, Fernández entregó deuda al presidente Danilo Medina en US$19,463.2 millones, US$6,585.00 millones más, subiéndola Medina en diciembre 2013 a US$23,203.7 millones, o US$3,740.5 mm más, y concluyendo primer mandato 2012-2016, subió deuda en US$11,593 millones situándola en US$34,102.7 millones, y en segundo mandato en US$51,000.9 millones, irresponsable, antinacional, desvergonzado e inescrupuloso absoluto.

El 3 del cursante mes, el diputado del PLD, Luis Henríquez Beato, expresó que en 14 meses de gobierno el presidente Luis Abinader subió prestamos por US$9,170 mm, con acomodaticio olvido que fue Fernández el gobernante que más endeudó al país en 12 años, conforme precisé.

Sin pandemia covid-19, y corrupta PLD, sin grave peligro escenario hoy Haití, como nunca antes.

Hoy, nuestro presidente Abinader confronta esos retos, con demandas por obras sociales cada vez mayores, desertando de reforma fiscal por subir deuda, o mejor opción, profundizar captar gravámenes establecidos y reducir gigantismo estatal con política austeridad como realizó siempre el presidente Balaguer.

Sugerencias expuestas a nuestro presidente Abinader con las hondas intenciones que conoce emanan del suscrito orientadas a los mejores logros suyos, del PRM y del país. Adelante.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos