Cójanlo

Baja intensidad

Baja intensidad

Después de comenzar como una tromba, con la caída de un funcionario y la vinculación de tres legisladores, la Operación Falcón ha perdido intensidad. Salvo la detención en Puerto Plata de Juan Carlos Mosquea, a quien se cita como encargado operativo de la supuesta red, ninguna persona de trascendencia ha sido apresada por el Ministerio Público.

El principal cabecilla de la alegada red, Erick Randhiel Mosquea Polanco, todavía no ha sido capturado por las autoridades. La procuradora Yeni Berenice Reynoso, directora de Persecución, había declarado que varios legisladores, además de dos citados, integran la banda que desde 2012 habría lavado más de 10 mil millones de pesos procedentes del narcotráfico.

Pero en esa dirección la investigación parece más bien estancada. Como en otros escándalos de corrupción las expectativas creadas por las propias autoridades superan los hechos.

A estas alturas se suponía que figuras con nombres más sonoros que el del director de Comunidad Digna, Juan Maldonado, estarían detenidas o perseguidas por su vinculación con el grupo que ha sacado a relucir la incidencia del narco y el lavado en el quehacer partidario.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos