Cójanlo

Bien y mal

Bien y mal

Miguel Gutiérrez en la pasada campaña electoral.

Por más que el PRM se desmarque, no deja de afectar su imagen la detención en Miami de un diputado de la organización acusado de narcotráfico.

Tan pronto se conoció el caso de Miguel Gutiérrez Díaz, de Santiago, la organización lo definió como un asunto personal, señalando que cada quien es responsable de sus actos. Pero antes de que se formara la tormenta política, la Fiscalía de Estados Unidos y sus socios federales felicitaron a la Presidencia de la República y la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) por la cooperación para la captura del legislador del PRM.

En lugar de prevenir o alertar al congresista las autoridades dominicanas, según lo que ha trascendido, facilitaron la investigación de la agencia antinarcótico de Estados Unidos (DEA) que culminó con su apresamiento.

En la lucha contra el narcotráfico la imagen del Gobierno ha resultado fortalecida frente a Washington, aunque el PRM resulte afectado.

Pocas veces se ha visto que organismos estadounidenses reconocen la cooperación de gobiernos en la persecución y captura de figuras del partido en el poder. Por el lado del narco queda bien parado.

El Nacional