Cójanlo

Casa en orden

Casa en orden

El director de la Policía, Eduardo Alberto Then, ha citado en múltiples ocasiones la reconciliación del cuerpo con la sociedad como una de sus principales prioridades.

Es importante que Then reconoce que el proceso pasa por un riguroso plan de saneamiento interno para eliminar la corrupción y la impunidad que han rodeado los abusos de los agentes. No basta con un simple acercamiento en los barrios a través de prácticas deportivas y culturales para mejorar la imagen de los policías.

Ni tampoco para que la gente sienta miedo ante la presencia o intervención de un agente o una patrulla en medio de cualquier percance. La intención de Then es saludable.

Pero es bien sabido que el problema no es de buenas intenciones, sino de buenas acciones. Como parte de la descomposición en la Policía son miles los agentes que solo cobran en el cuerpo sin prestar servicios. Se trata de otra de las tantas irregularidades llamadas a corregirse ahora que se está en el proceso de reforma.

Como la ley entra por casa, el primer desafío de Then en la Policía es interno. Si da buenos ejemplos la ciudadanía no le regateará su respaldo y la conciliación que proclama será posible.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos