Pulsaciones

En Haití: Señales confusas

En Haití: Señales confusas

Aunque se supone que aclarar el magnicidio del presidente Jovenel Moïse es lo primordial para Haití avanzar en su proceso de institucionalidad, la palabra elecciones es la que más se ha empleado desde que el neurocirujano Ariel Henry asumió como primer ministro de la convulsa nación.

En tanto el crimen se investiga, Estados Unidos y la comunidad internacional parecen más empeñados en que los comicios para elegir al Presidente se celebren este año.

Hasta antes del asesinato de Moïse las votaciones estaban pautadas para el 19 de septiembre de este año. Tanto el primer ministro como el embajador ante la OEA, Bocchit Edmond, han señalado que el país tiene como tarea principal emprender consultas con miras a celebrar las votaciones lo antes posible.

Ese interés se presta a conjeturas por la demora para establecer responsabilidades sobre el asesinato del mandatario, así como por las contradicciones que rodean las investigaciones.

La Policía haitiana ha dado como un hecho que los asesinos fueron sicarios colombianos que habrían sido contratados por empresarios de la nación residentes en Estados Unidos. Pero el Gobierno del país suramericano ha rechazado tales implicaciones y acusado a policías haitianos del magnicidio.

El FBI, que se dijo colabora en las investigaciones, todavía no ha ofrecido declaraciones al respecto. No parece, como está el panorama, que las elecciones contribuyan a retomar la senda de la institucionalidad en tanto el asesinato de Moïse no se aclare. Se entiende que aclarar el crimen debe ser la principal tarea.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos