Pulsaciones

Estados Unidos: Sin piedad

Estados Unidos: Sin piedad

En las condiciones económicas en que está Haití, Estados Unidos ha debido tener más consideración con los nacionales de la vecina nación que huyendo de la miseria y de la inestabilidad política trataron de ingresar ilegalmente a ese país.

Los haitianos, entre los que había mujeres con bebés en los brazos y familias completas, estaban retenidos en un campamento improvisado en Texas después de fracasar en su esfuerzo por entrar a la nación.

Los haitianos invirtieron hasta el último centavo en una travesía por Centroamérica y México para llegar exhaustos a territorio estadounidense. No todos salieron de Haití y República Dominicana. Lo hicieron desde Chile, Panamá, México y Brasil, donde han residido.

La finalidad no era otra que trabajar para mejorar sus condiciones de vida y ayudar a sus familiares en Haití. Pero ni siquiera las penurias de la vecina nación ablandaron el corazón del Gobierno estadounidense a la hora de deportar a los emigrantes ilegales.

Lejos de proporcionar el apoyo económico que necesita Haití, Estados Unidos le ha dejado el espantoso drama a República Dominicana. Esos haitianos podrían ser merecedores de un visado temporal, pero no de una deportación sin la menor consideración.

Los haitianos tendrán ahora que buscar la manera de recuperar el dinero que se han gastado para un viaje frustrado a Estados Unidos. Las perspectivas de esas personas son mucho más espantosas.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos