Cójanlo Página Dos

Faltas muy graves

Faltas muy graves

Margarita Hernández

El caso de la fiscal de San Pedro de Macorís que fue cancelada acusada de incurrir en “faltas muy graves” en el desempeño de sus funciones constituye una buena señal para iniciar una rigurosa investigación sobre la conducta y el trabajo de los magistrados.

Y la depuración del sistema. Margarita Hernández Morales fue imputada de suscribir un acuerdo unilateral con un comerciante que estaba preso por tratar de asesinar a su expareja, a quien propinó varias puñaladas.

Por encima de una prohibición de la Procuraduría General de la República la magistrada hizo que libertaran a Osmil Oscar Fernández, quien no tardó en quitar la vida a Anibel González, en presencia de los hijos que habían procreado.

En ese entonces Hernández Morales era la coordinadora de la unidad de atención integral a la víctima de la violencia de género, intrafamiliar y delitos sexuales de San Pedro de Macorís.

Puedes leer: Ordenan cancelar fiscal suspendida

Como son tantas las denuncias que comprometen a fiscales con distintas violaciones el Consejo del Ministerio Público tiene que iniciar o acelerar la depuración de los servidores que representan a la sociedad para prevenir más escarnios.

El Nacional

La Voz de Todos