Cójanlo Página Dos

Impunidad suspicaz

Impunidad suspicaz

Los detalles que han salido a relucir en la prensa estadounidense sobre el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, comprometen en el magnicidio a grupos de poder político y económico de la nación.

Podría tratarse de lo que se ha sospechado desde un primer momento, pero la diferencia está en que The New York Times ha identificado en un reportaje a potenciales sospechosos del asesinato. La conspiración se inició tras una investigación que comprometía a influyentes políticos y empresarios con el narcotráfico y el contrabando.

Moïse se aprestaba a entregar el informe a Estados Unidos, que se supone ya debe conocerle. Los sicarios que penetraron el 7 de julio a la residencia del mandatario fueron dejados entrar por la seguridad bajo el supuesto de que se hicieron pasar como agentes de la DEA de Estados Unidos. Una vez ejecutado el crimen los sicarios encontraron el supuesto informe que Moïse prefería guardar en la casa y no en su oficina presidencial.

El caso es que se citan nombres de políticos y empresarios vinculados incluso a Moïse que le habían perdido la confianza. Si Washington quiere, el crimen se aclara.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos