“La isla rota” : retrata la compleja relación con Haití



“La isla rota”, una producción cinematográfica que retrata la compleja relación con Haití, del cineasta Félix Germán, será estrenada al público el próximo13 de junio, con distribución de Caribbean Cinemas.
Germán y todo el equipo que desarrolló “La isla rota” logran un producto que ha dejado ver su calidad a partir del criterio de jurados internacionales, ganando los premios Alex North a la Mejor partitura original para largometrajes, del Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (FIMUCITÉ) en Tenerife, Islas Canarias y Mejor Largometraje de Ficción del III Festival Internacional de Cine Histórico (Tenerife).

Se trata de un proyecto desarrollado con una consistencia en cada uno de sus pasos, iniciando por las directrices del guión de Félix Germán, quien elabora una historia en que se cruzan los hechos sangrientos con una inspiradora historia de amor y reencuentro.

Técnicamente sus mejores aportes los hacen la limpia edición de Gina Giudicelli, la impecable fotografía de Peyi Guzmán; el diseño de sonido, de Alejandro Castillo y la música del premiado Sergio Jiménez Lacima.

Un trabajo que pocas veces se resalta es el de la selección de los talentos, ahora a cargo de Micky Montilla, cuya óptica definió cada actor (infantil o adulto) para el papel preciso. Mención aparte para dirección de arte a cargo de Alain Ortiz, que logra reproducir la época del 1937 en la frontera dominicana, junto a un maquillaje que transforma a sus personajes principales y sobre todo a Manny Pérez y Frank Perozo, actores que logran los puntos más altos en su carrera actora, haciendo de los aborrecibles jefes trujillistas que explotan y reprimen a los haitianos.

Actoralmente Algénis Pérez Sosa y Dalissa Alegría, aparecen integrados a sus roles con un desempeño admirable. Frank Perozo tiene el papel más aborrecible que haya hecho nunca y nos convence de la mala catadura de alma que lo adorna.

La actriz haitiana, impresionante y hermosa, Kazoul Belizaire aporta un toque singular. Jean Jean reitera su calidad esta vez actuando en su lengua originaria.

Criticable

Es demasiado de fórmula, con un proceso predecible, dictado por las normas de desarrollo del filme industrial; la edad de Dalissa Alegría no compagina con la de quien aparece como su padre (F. Germán), algunos detalles (como el encuentro de determinadas piezas) aparecen demasiado convenientemente a tiempo.

Su éxito principal es haber logrado una pieza que artística y técnicamente incrementa a nuevos niveles la marca de nuestro cine y nos coloca en condiciones de competir en los premios más prestigiosos, a fuerza de calidad, sin necesitar la conmiseración de nadie.

UN APUNTE

El gran desafío

Germán es un artista de grandes retos y con “La isla rota” asumió el mayor: lograr una película impregnada de elementos historias que nos dividen y radicalizan, y hacerlo con la inteligencia, el cuidado las garras emotivas eficientes y definitivas.