Noticias importante Reportajes

Marian, la otra Leslie

Marian, la otra Leslie

Casi  48 horas después del asesinato, aun sin esclarecer de la  arquitecta Leslie Rosado, de 36 años y en estado de gestación, a manos de un cabo de la Policía, otra noticia llegó a ensombrecer el ya oscuro clima de inseguridad que se vive en el país: la menor también embarazada Marian Ninoska Polanco había sido abatida de un disparo.

La adolescente Marian, de 15 años, embarazada de mellizos informaron familiares, fue muerta el 5 de octubre de un balazo en la cabeza, en la comunidad de Santana, del municipio de Nizao, provincia Peravia, “de manera accidental” a manos de Elianthony Ortega De La Rosa (Oreja), de 24 años, quien se encuentra detenido.

Marian falleció a causa de herida de arma de fuego ocasionada por De La Rosa (Oreja),  según versión no confirmada cuando este presumía y manipulaba un arma de fuego en la vivienda de una mujer, lugar donde  compartía junto a la adolescente y la pareja de ésta solo identificado como Medrano Colón, con antecedentes penales.

Muy contrario a lo que ocurrió con el caso de Leslie Rosado, la información no se hizo viral, los influencers, opinadores y periodistas de la redes trataron someramente el caso, y algunos ni siquiera lo mencionaron.

Los diarios digitales e impresos no dieron el mismo despliegue a la información y ni siquiera le dieron seguimiento a la noticia en proceso. Los más importantes programas radiales mencionaron el tema, solo como una noticia más, y todo quedó ahí.

Horas de debates sobre el “Caso Leslie” se produjeron en  programas que incluso detallaban y recreaban los últimos minutos de vida de la infortunada mujer. Y quizás lo que es peor algunos actuaban y daban como ciertas todas las conclusiones e hipótesis que ellos externaban como si fueran criminólogos. 

Pero nada se decía sobre el “Caso Marian”, no había especialistas o supuestos investigadores hablando sobre el tema, este caso no era atractivo para las redes sociales ni para los Views.  

Era una chica común y corriente la que había muerto en circunstancia extrañas.

Estos dos casos dejaron entrever la hipocresía de la sociedad (incluida las redes sociales) actual en la que se vive, en donde las informaciones y noticias tienen fecha de caducidad y hay que aprovecharlas al máximo, o utilizarlas según convenga a cada quien, sin tener en cuenta las mentiras y verdades que se digan aunque solo sean especulaciones.

No se externaron dudas  sobre la versión ofrecida por el matador y los testigos, no hay teorías conspirativas, ni análisis de videos captados por cámaras de seguridad, no hay editoriales, ni transmisiones en vivo sobre el sepelio de la joven, solo hay un asesinato más. Otra cifra estadística.

Te puede interesar leer: El crimen de Leslie Rosado ¿asesinato u homicidio?

El entonces director de la policía, Edward Sánchez González, no se refirió al tema, y muchos menos el presidente Abinader fue al velatorio de la joven. Los informes policiales dan el caso como cerrado, aceptando la extraña versión de la pareja de la joven y el matador que fue detenido mediante operativo ocupándosele el arma con que se le diaparó a Marian.

Familiares de la arquitecta Leslie Rosario visitaron ayer un mural pintado en la avenida San Martín con Máximo Gómez. A diferencia de Leslie la muerte de Marian Polanco ha pasado desapercibida.

Diferencias

A diferencia de Leslie Rosado, una bella arquitecta con apariencia de actriz hollywoodense o una top model de pasarela internacional, que viste al último grito de la moda y conduce un vehículo de alta gama. Lo que le gusta a las redes sociales que muchas veces manejan las noticias como si fueran series de Netflix que solo buscan entretener, las visualizaciones y el “me gusta”.

Marian era una linda adolescente en la flor de su juventud que desde hace unos años por vivir en un hogar disfuncional se había convertido en chica rebelde, ya que la sociedad le había fallado (educación, orientación, falta de controles y oportunidad). Se sabe que era de ingresos muy limitados y se desconoce si estudiaba o trabajaba.

Este caso es tan deprimente  como el de Leslie.

 El asesinato de Marian es un crimen social donde el gobierno y la sociedad son los responsable. ¿Cómo se puede explicar que una joven de 15 años está embarazada, y que tenga una relación con un individuo buscado por la Policía por un crimen anterior?

¿Por qué si el matador era buscado por un crimen anterior andaba suelto como si nada en donde todo el mundo lo conocía y al parecer se movía con toda libertad sin ningún temor, con un arma de fuego? Es de suponer que si este malhechor hubiese estado preso Marian aún estaría viva.

¿Entretenimiento?

Cuando sucede algún crimen impactante la sociedad dominicana de hoy lo percibe como un drama a seguir; mientras más atroz y más violento sea captara más la atención. Es aquí cuando la información se convierte en “entretenimiento” y si bien es cierto que hay consternación, tristeza e impotencia, la verdad es que hay morbo en una población que piensa más en las redes sociales que en la gente.

Jorge González

Jorge González

Periodista, fotógrafo, reportajista y editor fotográfico de El Nacional