Actualidad Gobierno

Obispo de Santiago afirma la vida tiene trampas

Obispo de Santiago afirma la vida tiene trampas

Monseñor Carlos Tomás Morel Diplán

SANTIAGO.  El obispo auxiliar de la Arquidiócesis local de la Iglesia Católica advirtió anoche aquí que la vida tiene trampas y que si los ciudadanos no saben discernir el bien del mal, entonces caerán en ellas para el perjuicio propio y el de los demás.

Monseñor Carlos Tomás Morel Diplán indicó que en la sociedad existe la insatisfacción personal, la bajeza humana y la mediocridad, que son aspectos que conducen a las personas a tener un mal comportamiento social, donde prima el interés particular por el general.

“Las insatisfacciones y las propuestas de la sociedad de que debemos depender cada vez de más cosas, nos van convirtiendo en seres humanos con muchos desperfectos y comportamientos sociales inadecuados”, subrayó monseñor Morel Diplán en la homilía de la misa que presidió anoche en la Catedral Santiago Apóstol (El Mayor), de esta ciudad.

Indicó que la bajeza humana se usa para destruir y descalificar a las personas, donde siempre se busca lo malo y no se reconoce lo bueno que hacen los demás.

“Eso se da con mucha frecuencia en nuestra sociedad, donde no valoramos en su justa dimensión a las personas que se dedican a hacer el bien, a trabajar con decencia, honradez y apegados a los principios éticos y morales”, comentó monseñor Morel Diplán.

El obispo de Santiago precisó que el ser humano siempre ha vivido buscando cosas que muchas veces no les hacen falta, porque muchas veces lo tienen todo, sin darse cuenta de ello.

“Ahí tenemos a Adán y Eva, ellos tenían todo lo que les hacía felices y vivían en paz, pero vino Satanás y engañó a Eva y la hizo pecar junto a su compañero, comiendo del árbol prohibido por el Señor”, sostuvo el obispo auxiliar santiagués.

Recomendó a las personas buscar siempre del Señor, de las oraciones y apegarse a los mandatos divinos, ya que en la tierra hay muchas trampas para hacer tropezar y fracasar a los ciudadanos seguidores de Jesús y del Todopoderoso.