Cójanlo

Presión Haití

Presión Haití

Abandonado a su suerte por la comunidad internacional, con la proliferación de pandillas que controlan las calles, huelga y la falta de combustible, Haití se ha convertido en polvorín que obliga a las autoridades dominicanas a permanecer en el mayor estado de alerta, sobre todo en la frontera.

El mercado binacional de Dajabón, que es un balón de oxígeno para los haitianos abastecerse de productos alimenticios y otras mercancías, no pudo efectuarse el lunes por el malestar que reina en la vecina nación.

Ante los crecientes conflictos sociales, las autoridades tienen que monitorear en forma constante los latidos de la sociedad haitiana. No se sabe el día que en Haití, por el rumbo que lleva, pueda darse un estallido de impredecibles consecuencias.

Con un sistema de salud colapsado, el drama se ha tornado más grave por la crisis de combustible. Y por el control que tienen las pandillas, que todavía no liberan a 16 misioneros estadounidenses y un canadiense que secuestraron, la ayuda humanitaria es más insegura.

La intervención de las potencias parece la solución más viable frente a un cuadro tan patético.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos