Articulistas Opinión

Primero el orden

Primero el orden

Pablo del Rosario

El título de estas líneas expresa un aspecto transversal a todas las actividades que se realizan en nuestra sociedad, sean estas del sector público o del privado. Sin embargo, la inobservancia de tan importante requisito impide alcanzar las metas y objetivos propuestos, tan necesarios para una convivencia civilizada.

Cuando los planes y proyectos ejecutados mayormente por el sector público culminan con el éxito esperado, la calidad de vida de los ciudadanos mejora significativamente, y, el clima de paz y armonía se fortalece. 

Aunque el “orden” está implícito en todos los procesos, no siempre es aplicado adecuadamente. Eso trae a mi memoria lo que fue siempre el lema de mi estimado  amigo Frank Rodríguez, cuando nos tocó compartir labores en la Secretaria de Estado de Agricultura: “primero el orden”.

Lo deseable es que la Planificación preceda la ejecutoria de todas las iniciativas. Lamentablemente, no sucede así; pero…, si ocurriese, esta estaría sujeta al “orden” implícito que norma todas las actividades (“Primero lo primero”). La realidad que vivimos actualmente en nuestro país, evidencia que hemos sido incapaces de resolver problemas sencillos, aunque muy apremiantes. Debido principalmente, a la no aplicación del “orden” para enfrentarlos. Ejemplos: tránsito vehicular; transporte público en sus diferentes modalidades; ocupación arbitraria de los espacios públicos; limpieza y ornato en las ciudades; desperdicio del agua potable, protección de la frontera y otros que sería prolijo enumerar.

En ocasiones se pretende confundir “orden” con “autoritarismos”, lo cual es un error, pues, con solo acogernos a la definición que ofrece el diccionario “Pequeño Larousse”, en su acepción 2, leemos: Orden, “conjunto de reglas, leyes o estructuras que constituyen una sociedad”.

Pablo Del Rosario

Pablo Del Rosario