Cójanlo

¿Qué será de ellos?

Como ciudadanos comunes y corrientes los exmiembros de la Cámara de Cuentas, investigados por manipular auditorías y obstrucción de justicia, enfrentan un panorama incierto.

Aunque se haya enfriado, el alboroto que se creó con el allanamiento a las instalaciones del organismo sugiere que los exincumbentes pueden ser citados en cualquier momento para continuar las pesquisas sobre las supuestas irregularidades en que incurrieron en la entidad.

Al ser relevados de sus funciones dejaron de gozar de la jurisdicción privilegiada ante la justicia. Cada uno tendrá que asumir su responsabilidad y defender por sus propios medios. Ha habido especulaciones pero oficialmente no se ha informado sobre las auditorías que fueron maquilladas ni los funcionarios beneficiados.

Es más que probable que los nuevos miembros de la Cámara de Cuentas ayuden a esclarecer algunos escándalos.

Por las declaraciones formuladas por el Ministerio Público, los exmiembros de organismos están supuestos a dar muchas explicaciones para defender sus funciones. Lo que está por ver es si se librarían de un proceso judicial.

El Nacional