Noticias importante Reportajes

Ruta de la muerte: Bebidas adulteradas, falsificadas o ilegales

Ruta de la muerte: Bebidas  adulteradas,  falsificadas o ilegales

Bebidas alcohólicas adulteradas o falsificadas, dos términos que sin importar si son sinónimos o se estén usando de manera correcta o no, se han vuelto virales en los últimos días en República Dominicana por la cantidad de muertes ocurridas al ingerir alcohol fabricado de manera rudimentaria y con ingredientes y procedimientos totalmente inadecuados.

Por años las bebidas alcohólicas falsificadas han sido un medio ideal para conseguir dinero fácil y mal habido no solamente por violar las leyes de derecho de propiedad industrial, sino también de impuestos internos, de salud pública, y por ser un vil engaño para los compradores.

También por mucho tiempo se ha sabido de la comercialización de bebidas alcohólicas ilegales (triculí, clerén, tapa floja o como le llamen) fabricadas de manera muy rudimentaria en patios, montes, o a orillas de ríos y cañadas.

Ahora bien según las informaciones dadas por los organismos oficiales y medios de comunicaciones, las muertes registradas en los últimos meses son atribuidas a la ingesta de bebidas alcohólicas “adulteradas o falsificadas” lo cual no es del todo cierto.

Lo que sí es verdad, es que estas informaciones han generado un efecto cascada que ha puesto de manifiesto un mal que desde siempre ha estado presente en el país, pero que por lo regular nunca había llamado la atención como ahora. La falsificación de bebidas alcohólicas.

Son cientos los vídeos en la Internet sobre cómo darse cuenta si una bebida esta falsificada o no. Es bueno aclarar que no es que la bebida adulterada hago daño o mate, sino más bien que hasta ahora el problema ha sido con bebidas ilegales que se venden al granel y que no tienen registros sanitarios.

Varios vídeos muestran rones de famosas marcas y comprados según ellos en establecimientos reconocidos que han sido sometido a la prueba de congelación (a mayor porcentaje de grado de alcohol, menor es el punto de congelación. vodka, ron o whisky no se congelan) y han mostrado ser falsos.

Falsificadas
Las bebidas falsificadas o adulteradas son aquella con la apariencia, forma y características generales (envase, etiqueta, sellos, tapas, color) idéntica a la original pero que no procede de los fabricantes reales. Y se puede agregar que son elaborados en lugares no adecuados para dicho fin.

Es decir si se toma una botella vacía de un ron o whiskys de una marca específica y se llena y sella con una bebida parecida, desvirtuando las especificaciones en grado de alcohol, sabor, calidad, añejamiento y valor se está incurriendo en una falsificación o adulteración.

Por lo contrario si se toma una botella cualquiera sin ninguna etiqueta, o se inventa una marca y se pone una etiqueta a un envase y se llena de una bebida mal elaborada que puede ser tricucli o clerén, no hay adulteración sino más bien un alcohol fabricado de manera incorrecta e ilegal.

Bebidas ilegales
Desde hace mucho tiempo es conocido por todos las existencia y comercialización de dos bebidas alcohólicas ilegales y a granel en todo el territorio dominicano y haitiano (principalmente localidades empobrecida y de bajos ingresos económicos), el clerén o el triculi.

Aunque en honor a la verdad siempre se ha sabido del atentado a la salud de estas bebidas ilegales por su inestabilidad en la fabricación y grado de alcohol, pero nunca hasta ahora se había sabido que ocasionaran la muerte, y menos en cantidades importantes.

Son ilegales por que su fabricación, que aparte de ser artesanal, rudimentaria y para la comercialización en masas, se hacen de manera ilegal, sin registros sanitarios en lugares inadecuados, con la instrumentación, ingredientes e higiene muchas veces no actos para estos fines.

Triculí o clerén
El triculí o el clerén sin importar si son diferentes o el mismo líquido, es una bebida alcohólica ilegal que se hace a base de cañas o frutas y se procesan por lo regular a orillas de ríos y cañadas por su peligrosidad, ya que es muy inestables y con un descuido pueden explotar.

Su daño a la salud se basa en que es una bebida alcohólica no certificada y sin ningún control de calidad ni registro sanitario.

Especulación
A manera de especulación se cree que el problema que se ha desatado en los tiempos de la pandemia, que ha originado más de 150 muertos, se debe a un aumento sin precedente de la demanda de los alcoholes ilegales por lo cual se necesita satisfacer con más cantidad y prontitud los pedidos que se hacen.

Hasta ahora el problema más frecuente y básico encontrado por las autoridades es la incorporación del metanol de manera fraudulenta como sustituto del etanol, para disminuir los costos de fabricación, lo cual representa efectos muy nocivos para la salud de los consumidores.

Pero si ya esto no fuera un problema para perder la salud, la forma de procesar, almacenar y embazar este líquido, y la falta de higiene, sería un coctel para perder la vida.

Metanol y etanol
Mientras el metanol es un compuesto químico también conocido como alcohol metílico o alcohol de madera, siendo el alcohol más sencillo, que se obtiene por destilación de la madera. Además es ligero, incoloro, inflamable y tóxico, siendo utilizado como anticongelante, disolvente y combustible.

En cambio el etanol que también es incoloro, de olor fuerte e inflamable, pero que se obtiene por destilación de productos en fermentación de sustancias azucaradas o feculentas, como la uva, la melaza, la remolacha o la papa.

Es muy usado en numerosas bebidas (vino, aguardiente, cerveza, etc.) y se emplea principalmente como desinfectante en una variedad de productos de cuidado personal y belleza, hasta pinturas, barnices y combustibles.

Preguntas
¿Por qué en el país solo algo es ilegal y problemático cuando mata personas?, ¿cómo pueden operar tantas fabricas clandestina de alcohol ilegal sin que nadie haga nada?, ¿Qué hacen los organismo de seguridad del estado y el Ministerio de Salud Pública que nunca se dieron por enterado de este mal?, ¿y la falsificación de medicamentos, ya no existe o hay que esperan que mueran personas?

Por Jorge González
jgo.jorgegonzalez@gmail.com

El Nacional