¿Qué Pasa?

Selinée Méndez: “Me preocupa la pérdida de valores morales”

Selinée Méndez: “Me preocupa la pérdida de valores morales”

La comunicadora y abogada Selinée Méndez, ahora también candidata a diputada por el partido La Fuerza del Pueblo, nos habla fuera de su papel en la televisión, de la combinación de estos roles y las realidades del país que son parte de sus luchas.

¿Crees que los comunicadores pierden credibilidad cuando incursionan en la política?
Pienso que no, ningún profesional pierde la credibilidad por un lugar de trabajo, sino por sus acciones en el mismo. Será siempre responsabilidad de cada uno de nosotros de cómo nos desempeñemos y eso será positivo o negativo en el impacto de nuestra vida.

¿Qué te motiva a aspirar como diputada?
Me motiva aspirar porque desde la política se pueden lograr los grandes cambios sociales. Como madre y mujer quiero apoyar a la juventud y los pequeños emprendedores que pueden buscar su propio camino. Me preocupa mucha la perdida de los valores morales y familiares que tenemos en nuestra sociedad.

Selinée Méndez: Me preocupa la pérdida de valores morales

También te podría interesar: Pinky: “La familia y el hogar son mi motivación”

¿Qué realidades del país mueven tus sentimientos?
Estoy muy preocupada por todo lo que está pasando en nuestro país, la seguridad ciudadana, las calles han dejado de ser de la gente, no nos sentimos seguros ni siquiera en nuestras casas, me preocupa mucho el alto costo de la canasta familiar, la educación de nuestros niños y sobre todo me preocupa la pérdida de valores morales y familiares.

¿Qué medidas buscarías apoyar si ganas la diputación?
Salud Mental, salud en los envejecientes, mejorar el costo de la canasta familiar , inclusión en la sociedad laboral a las personas con condiciones diferenciadas, el último empleo, las personas que pasan de 50 años es muy difícil que puedan conseguir un empleo. Además violencia de género, no podemos normalizarla, herramientas para que puedan salir del círculo de violencia, y la venta de cigarrillos electrónicos a menores de edad.