Carta de los Lectores

Sobre ambiente

Sobre ambiente

El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático, CNLCC, y el Instituto de Abogados para la Protección del Medio Ambiente, INSAPROMA, propusieron al Gobierno iniciar de inmediato el traslado de las cenizas tóxicas de Punta Catalina hacia el exterior del país, aún antes de comenzar el proceso de conversión a gas natural de esta central.

Sugirieron a las autoridades nacionales y a la gerencia de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, CTPC, hacer las gestiones para que estas cenizas sean enviadas al depósito de residuos Chesser Island, de Georgia, EUA, donde la empresa AES lleva las cenizas que producen su planta de carbón de Guayama, al Sur de Puerto Rico.

Por los graves daños a los predios vecinos y ante el inminente riesgo de que las sustancias tóxicas contenidas en estos residuos contaminen las aguas subterráneas y superficiales de la provincia Peravia y del acuífero de la región Valdesia, de donde se toma parte del agua que beben los casi tres millones de personas que viven en el Gran Santo Domingo la petición debe ser atendida

Las fuertes precipitaciones de Grace a su paso por la República Dominicana, produjeron una inundación en la  donde está ubicada la montaña de cenizas de la Central Termoeléctrica,  lo que ha provocado el deslizamiento de una parte de estas cenizas y grandes correntías de agua con cenizas diluidas que han anegado el terreno desde el batey San José hasta más allá de la carretera que comunica a Paya con Nizao.

Estas correntías de agua con las cenizas diluidas han alcanzado al río Catalina, situado al este de la montaña de cenizas y al arroyo Pastor, al oeste. Ambos están vertiendo sus aguas contaminadas al mar, con lo que están afectando la fauna y la flora costera marina de ese litoral.

Disponemos de abundantes fotografías y videos que visibilizan y prueban este desastre ecológico que las Redes de Monitoreo Comunitarias de Nizao y Paya nos han suministrado, materiales que ponemos a disposición de las autoridades y del público.

Este desastre puede ser aún peor con consecuencias fatales para todo el país, si esta montaña de cenizas tóxicas es azotada por un huracán como puede ocurrir en esta o en próximas temporadas ciclónicas.

Si una tormenta o un ciclón pasara por el lugar, además de los deslizamientos de cenizas y las correntías de agua con cenizas diluidas que estamos viendo, estos residuos serían esparcidos por los vientos sobre los cultivos y las comunidades de la zona.

Por: Enrique de León

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos