Editorial

Tormenta de especulación

Tormenta de especulación

La Federación Dominicana de Comerciantes (FDC) ha denunciado como injustificados los altos precios en algunos productos, que reflejan un nivel muy superior al aumento en commodities o materias primas agrícolas, una muestra más de que la especulación incide en los altos niveles de inflación.

El presidente de la FDC, Iván García, se refirió concretamente a los aumentos en rubros industrializados, como el aceite comestible, cuyo valor ha subido ocho veces desde que fue declarada la pandemia, a pesar de los esfuerzos que realizan empresas para no traspasar al consumidor el incremento en los costos.

Industriales y comerciantes alegan que mercadean sus productos al sector detallista a precios razonables o competitivos, pero esos establecimientos afirman que la mayoría de los productos han aumentado de precios en la cadena de distribución.

Entre los artículos en alza u objeto de especulación figuran al galón de aceite, que subió de $320 pesos a $550, mientras el aceite jumbo, escaló de 600 pesos a $950, la libra de azúcar, de $23, a 30 pesos, la de arroz, de $22 a 30 pesos, los huevos de cinco a siete pesos y la libra de pollo de $55 a $80.

El Banco Central ha señalado que el incremento en el Índice General de Precios obedece al aumento de precios internacionales de commodities o materias primas de origen agrícola y fósiles, aunque estimó como una afectación pasajera, por lo que mantiene su meta de inflación de 4% mas 1 para final de 2021.

El comercio mayorista insiste en que la actividad especulativa se genera principalmente en otro renglón de la cadena de comercialización, pero los detallistas sostienen que adquieren los productos básicos a precios elevados, como la libra de salami, queso y la de cerdo que deben vender con sobreprecios entre un 15% y un 30%.

Se define como provechoso el encuentro que sostendrán el presidente de la FDC y el director de Pro Consumidor, para analizar razones o causas de las alzas de precios en artículos básicos de consumo, aunque es posible que ninguno pueda ofertar soluciones a tan acuciante problema.

Por las alzas de precios que experimentan el huevo y el pollo, tal parece que los más de 300 millones de pesos que el Gobierno dispuso para impedir su alejamiento de la mesa de los consumidores, se disiparon por cañerías de la especulación que amenaza convertirse en ciclón categoría cuatro.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos