Semana

Como cada Domingo: ¡Miriam Pinedo… caramba!

Como cada Domingo: ¡Miriam Pinedo… caramba!

Sábado, 11 de diciembre, 1971.Una maleta grande, con estampado de cuadros escoceses apareció en el umbral de la casa número 66 de la avenida Bel Air, del acomodado sector de Uccle, en Bruselas.

Era pasada la medianoche del domingo 12 de diciembre de 1971 cuando los esposos Decker, una pareja belga de clase alta, descubrieron el inusual paquete, en una maleta en el pórtico de su casa, al regreso de su acostumbrada cena de los sábados en la noche.

Dos piernas de mujer, una de 66 cm y la otra de 70 cm, aún ensangrentadas, envueltas en fundas plásticas y entremezcladas con restos de ropa de hombre y de mujer. La autopsia reveló que la mujer, bautizada por la prensa como la “descuartizada de Bruselas”, habría sido asesinada el sábado 11 de diciembre, entre las 4:00 y las 8:00 p.m.

Hoy se me ocurre mirar a un hecho acontecido hace 50 años en Bruselas: el asesinato de Miriam Pinedo, viuda de Otto Morales Efres, asesinado en República Dominicana el 16 de julio de 1970, policías uniformados asesinaron a tiros a su esposo, entonces secretario general del MPD.

El 23 de mayo de 1971, acontece la trágica muerte de Maximiliano Gómez (El Moreno) asfixiado por gas (de acuerdo con la autopsia policial) y junto a el semi-asfixiada, Miriam Pinedo, quien fue llevada  inconsciente al hospital en donde permaneció por días en estado de coma.

Miriam Pinedo, una vez restablecida, fue secuestrada, torturada, interrogada, juzgada, violada, asesinada y descuartizada por gente  que dijo actuar a nombre de una agrupación política de izquierda. Luego de ser asesinada de esa forma, entonces se procedió a darle una muere moral a su memoria.

Ese asesinato, en mi percepción, ocupa el segundo lugar en barbarie política de género, tras el triple crimen de las hermanas Mirabal.

En el país no se le ha hecho el primer acto de homenaje a su martirologio producto de la percepción que vInculo su nombre al asesinato de El Moreno. Hubo una grabación en la cual se le escucha “confesar” tras las sesiones de tortura a que fue sometida. Por haber prescrito, ya no es posible someter el caso a la justicia. Pero sí es factible:

1- Constituir una comisión de la verdad histórica que establezca las responsabilidades de lugar.

2- Que  se le declare mártir nacional de violencia política género.

José Rafael Sosa

José Rafael Sosa