Página Dos Pulsaciones

Criminalidad: No se cesa

Criminalidad: No se cesa

La criminalidad y la delincuencia agregan cada día más elementos al temor que aterroriza a la población. Peor todavía con el aparente sicariato que desafía la seguridad y el sistema judicial.

El caso de los hermanos Nelson y Anaiboní de Paula, asesinados por asaltantes en Santo Domingo Norte, ha elevado la incertidumbre de la población. Nelson y Anaiboní, propietarios de una fábrica de plásticos, fueron encontrados muertos a tiros y acuchillados en el río Higüero, en Villa Mella.

El caso fue atribuido a la delincuencia, pero el asesinato en Santiago del abogado Basilio Guzmán se ha relacionado con el sicariato.

Uno y otro caso tienen en común la inseguridad que prevalece en el territorio. En medio del cuadro está la muerte en un asalto de un farmacéutico en Moca, el robo a mano armada en una farmacia de Barahona, difundido por las redes sociales, así como un frustrado atraco a un peatón en el sector San Gerónimo.

Te puede interesar leer: Buscan asaltantes mataron 2 hermanos

Tres hombres en dos motores persiguieron al hombre, quien para evitar que le quitaran lo que llevaba tuvo que correr mucho.

La criminalidad y la delincuencia no han dejado de desafiar el patrullaje dispuesto por el Gobierno para restaurar la seguridad ciudadana.

Sin embargo los últimos acontecimientos indican que los supuestos sicarios y la delincuencia común no se sienten intimidados por el despliegue militar. Con la inseguridad, la justicia y la Policía están, en el menor de los casos, en entredicho.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos