Articulistas

De salud y otras cosas: Yo no quiero tener hijos

De salud y otras cosas: Yo no quiero tener hijos

Dr. César Mella, Psiquiatra.

  César Mella

Procrear y parir una criatura es un elevado don de la naturaleza.

Cada vez mayor número de seres humanos desechan la posibilidad de tener un hijo.

Son mil veces más frecuentes los esfuerzos para no concebir que los que buscan  afanosamente un embarazo.

¿Cuál es el perfil de ese grupo de gente que no quiere tener hijos?

Los hay entre las parejas homosexuales, muchos de los cuales se inclinan por la adopción.

El grupo de parejas que están realizándose profesional y económicamente y por ello,  no desean un embarazo.

Muchos tienen miedo a que tras un embarazo, una relación se desestabilice y los lleve a una ruptura.

Una dama que lleva varios años con un hombre casado que por demás esta vasectomizado, justifica su anticoncepción…

He escuchado la excusa de que “mi compañero sentimental no esté listo para asumir la responsabilidad de tener un niño”.

Muchas damas piensan que les es más fácil ascender profesional y políticamente si aún no tienen familia.

Sé de el caso que después de varios abortos provocados se producen daños en el sistema reproductor y viene por consecuencia cierto grado de esterilidad.

En nuestra cultura hay mujeres que se convierten en jamonas y su época de procrear se les pasó.

Muchas señoras crían a sobrinos y a familiares y se sienten realizadas como un equivalente a ser madres.

Considero que es un derecho de hombres y mujeres el no desear asumir la responsabilidad emocional y social de tener uno o más hijos.

Desde niños jugamos a mamá y papá, pero concebir tiene que ver con una decisión mucho más fuerte que una simple ilusión pasajera.

A pesar de lo dicho, muchas madres solteras, que han tenido dificultades para hacer  nuevas parejas, se enorgullecen de haber sido (mapas), quiero decir, madres y padres al mismo tiempo en la crianza y desarrollo de sus hijos.

El que me esté leyendo y tenga en mente tener hijos, razónelo, estúdielo, y sepa que debe ser un proceso consciente, desde el coito que produjo un embarazo, pasando por el cuido responsable de la gestación, el nacimiento y la crianza de una criatura, para abonar a la sociedad de seres humanos, no solo criados  y vacunados con esmero, sino formados y educados en valores.

Si me preguntan si es bueno tener hijos, yo contestaría que es casi la razón de vivir; es expresarse en la continuidad, el afecto y el amor por una descendencia genética y que socialmente  es parte de ti. En fin, verlos crecer, amarlos y acompañarlos hasta el fin de nuestras vidas, nos enorgullece al escuchar “bendición mama…”

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos