Pulsaciones

EEUU: Mal informe

EEUU: Mal informe

Todavía Estados Unidos exagere los casos de corrupción que se habrían dado en la presente administración, su informe sobre República Dominicana representa un toque de atención que en modo alguno se puede pasar por alto.

No importa que solo se haga eco, sin citar casos específicos, de supuestas quejas de inversionistas extranjeros de prácticas que no han sido removidas como la solicitud de sobornos.

El retraso en los pagos, otro de los males que cita el Departamento de Estado en su informe sobre el país es una realidad que no se puede negar. Un problema que el Gobierno tendrá que resolver cuanto antes.

Decir que el público percibe que la toma de decisiones administrativas y judiciales es inconsistente, opaca y prolongada representa una especulación que de toda forma demanda atención tanto del presidente Luis Abinader como del presidente de la Suprema Corte, Luis Henry Molina.

Por casos como las supuestas expropiaciones gubernamentales sin la debida compensación, las reformas institucionales para promover la transparencia y la transformación del sector eléctrico la evaluación que hace Estados Unidos no luce actualizada.

El sistema judicial, que Washington pone como ejemplo de inseguridad para los inversionistas, es mucho lo que ha avanzado. Y lo reconoce al citar los encarcelamientos por escándalos de corrupción contra funcionarios de pasadas administraciones “que se consideraban intocables”.

El informe podrá no corresponderse con la realidad, pero tampoco puede ignorarse.

El Nacional