Primera Fila

Extrañeza

Extrañeza

Encargado de negocios de Estados Unidos, Robert W. Thomas

Con todos los beneficios para el país que citó el encargado de negocios de Estados Unidos, Robert W. Thomas, sobre un acuerdo de cielos abiertos resulta extraño que el convenio no se haya suscrito.

Entre las ventajas citadas por Thomas están el abaratamiento de los boletos aéreos, el impulso al turismo y la apertura de nuevas rutas entre las dos naciones. Los beneficios lucen atractivos, pero no se ha hablado de las desventajas o del precio que tendría que pagar República Dominicana.

Algo no está claro y por tanto el acuerdo tiene que estudiarse con el mayor cuidado, pero sin reparar en pruritos.

Si el convenio, que suena bien, es una herramienta para impulsar el desarrollo, sin comprometer ni afectar la soberanía, la firma no debe demorarse. Pero cuesta aceptar que el acuerdo solo promueva beneficios sin mayor costo para República Dominicana.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos