Pulsaciones

Haitiana carga pesada

Haitiana carga pesada

República Dominicana no es ni será la solución al complejo problema haitiano. Entidades como la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), una dependencia de la OEA, deben entenderlo de una vez y por siempre.

Ante las supuestas violaciones de los derechos humanos de inmigrantes procedentes de Haití o de ascendencia haitiana, la CIDH ha recomendado al país la creación de una mesa para abordar el problema migratorio.

Es una propuesta hasta ingenua si se toma en cuenta que aquí opera la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), existe un instituto para tratar los casos de los extranjeros, además de la Dirección General de Migración.

Lo que realmente se persigue es lo que no se puede aceptar: que el país cargue con el drama haitiano, propósito con el cual se enarbolan múltiples infundios. 

Puedes leer: Retoman críticas en Haití contra RD por «maltrato a embarazadas»

No son tales las deportaciones masivas y casos particulares no pueden tomarse como prueba de violaciones de los derechos humanos.

El embajador ante la OEA, Josué Fiallo, negó las deportaciones masivas de embarazadas haitianas como sectores interesados expusieron ante la CIDH.

En lugar de cargar el dado a República Dominicana, que ha sido la nación más solidaria con los haitianos, la comunidad internacional debería ser más consecuente con este país.

Si la CIDH persigue que República Dominicana cargue con el problema haitiano, se le peló el billete.

El presidente Luis Abinader ha dicho y reiterado que este país no está en capacidad ni cargará con el problema

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos