Reportajes

Caamaño evitó revolución sufriera un gran colapso

Caamaño evitó revolución sufriera un gran colapso

El coronel Francisco Alberto Caamapo Deñó resistió presiones de externas para que el movimiento constitucionalista capitulara.

(4-5)

Con una ofensiva de las tropas del CEFA a punto de tener éxito, el coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó tras salir de una reunión en la embajada de Estados Unidos, la tarde del martes 27 de abril de 1965, asumió la conducción de la contienda constitucionalista.

Caamaño sustituyó a José Rafael Molina Ureña, quien renunció a la presidencia del Gobierno provisional ante la creencia de una inminente derrota militar y abatido por la negativa del embajador estadounidense en el país, William Tapley Bennett, para intenceder a su favor.

 Molina Ureña, junto al entonces líder militar de la revuelta, coronel Miguel Angel Hernado Ramírez, buscaron asilo político luego de salir de la reunión de la embajada de Estados Unidos en la que habían participado junto a Caamaño.

El coronel Caamaño, sin perder tiempo, va al sector de Ciudad Nueva de la capital, la noche del 27 de abril, y realiza tareas de reagrupamiento de las tropas constitucionalistas.

Planifica un contraataque contra las fuerzas de Wessin y Wessin. Los rebeldes se fortalecen con armas que lograron con asaltos a destacamentos de la Policía Nacional, incluyendo la Fortaleza Ozama, asiento de los Cascos Blanco, de la Policía, una  unidad en la que Caamaño había sido su comandante.

La reunión de la embajada  cambió el curso de la revuelta de abril. Fue un encuentro tenso, en el cual el embajador buscaba una solución negociada.

El embajador Bennett le dijo a los jefes constitucionalistas  que la situación era una consecuencia de la acción iniciada el 24 de abril de 1965, un enfretamiento fratricido sin sentido y con mucho derramamiento de sangre, el cual debía terminar. El diplomático culpó al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), porque, según dijo, permitió que los comunistas tomaran ventajas del movimiento.

Te puede interesar leer: Estados Unidos intentó crear una Junta Militar tras estallido de la Revolución

Bennett les dijo a los constitucionalistas que el lunes 26 de abril de 1965  representantes diplomáticos norteamericanos conversaron en cuatro ocasiones con oficiales de la FAD para que detuvieran los bombardeos contra los rebeldes.

 Lo que el embajador Bennett no sabía era que los constitucionalistas habían interceptado esas conversaciones telefónicas cuando planificaban esa ofensiva.

Caamaño dijo que los constitucionalistas fueron maltratados por el embajador Bennett en esa reunión y que éste perdió la oportunidad de haber logrado poner fin al conflicto de abril.

Juramentación

Caamaño fue juramentado como presidente constitucional el 4 de mayo de 1965. Pese a la línea liberal del nuevo jefe constitucionalista, Bennett consideró que la extrema izquierda había asumido el control de la revuelta.

En un informe que envió al Departamento de Estado estadounidense, Bennett comunicó a Washington que la lucha se había convertido en un enfrentamiento entre comunistas y no comunistas.

En respuesta a esa valoración, el Departamento de Estado solicitó al embajador  Bennett hacer lo que pudiera para evitar  las represalias y atrocidades de las fuerzas de San Isidro.

Ante un informe optimista de Bennett, el Departamento de Estado le envía una comunicación a al presidente Johnson en el sentido de que pronto Santo Domingo estaría en las manos de Wessin y Wesin.

Fuente: Abril: Los 5 días decisivos. Autor: Héctor Minaya

Héctor Minaya

Héctor Minaya