Cójanlo

Farsa en Nicaragua

Farsa en Nicaragua

Unas elecciones en las que el presidente nicaragüense Daniel Ortega corre como candidato único no son unas votaciones, sino una farsa.

Al abrirse las compuertas para el certamen convocado para el 7 de noviembre el único candidato que ha salido es Ortega, pues los demás contendientes están en prisión.

Desde que retomó el poder, el comandante sandinista decidió no soltarlo más por la vía democrática. De nada han servido las protestas internas, aplacadas con la intervención de la Policía, ni los llamamientos hasta de sus propios aliados ideológicos.

La Nicaragua de hoy nada tiene que envidiar a la sádica dinastía de los Somoza como Estado de terror. No se descarta que para legitimar la farsa de noviembre el Gobierno sandinista fabrique un candidato títere, como hacía Trujillo.

Si la comunidad internacional no se moviliza de la misma forma que lo hizo para echar del poder a Anastasio Somoza, el sandismo con Ortega a la cabeza convertirá a Nicaragua en un feudo de sus ambiciones. Los nicaragüenses necesitan solidaridad para retornar a la senda de la democracia y liberarse de las garras de Ortega.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos