Cójanlo

Misterio en crimen

Misterio en crimen

Desde el primer momento se sospechó que el todavía impune asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, estaba relacionado con su entorno y los bajos fondos de la sociedad haitiana.

Seis meses después del suceso sale a relucir que su ejecución no era el único objetivo, sino recuperar un informe sobre el narcotráfico que el mandatario guardaba en su residencia y que sería suministrado a Estados Unidos.

Una figura central en la lista era Charles Saint Remy, conocido como Kiko, quien no ha sido mencionado entre los supuestos autores intelectuales del magnicidio. Remy es cuñado del expresidente Michel Martelly, quien apadrinó la llegada al poder de Moïse.

The New York Times se ha hecho eco de versiones según las cuales el asesinato del gobernante fue patrocinado por empresarios y poderosos que serían denunciados a Estados Unidos por sus supuestos vínculos con el negocio de las drogas.

El día que lo ejecutaron la hoy viuda Martina Moïse, herida en un brazo, dijo que escuchó cuando uno de los participantes en el crimen dijo que había encontrado el alegado informe. Pero se trata de otra versión del suceso ocurrido el 7 de julio de este año.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos