Cójanlo

Modelo penitenciario

Modelo penitenciario

Las denuncias indican que todavía se está lejos de alcanzar un modelo penitenciario que garantice los derechos de los prevenidos.

Sin embargo es loable el esfuerzo o la aspiración de la coordinadora del Nuevo Modelo, Hilda Patricia Lagombra Polanco, de eliminar los privilegios y tratar igual a todos los presos.

La funcionaria, quien hasta donde se sabe se ha entregado en cuerpo y alma a la loable tarea de humanizar un sistema caótico, se defiende sobre las denuncias con el señalamiento de que las dificultades que se citan son porque se han eliminado los privilegios. A pesar de cualquier duda hay que desear que siquiera se esté en proceso.

Con todos los problemas sociales que inciden en la prisión cuesta aceptar esa igualdad que postula la bien intencionada y competente funcionaria. En las cárceles policías y militares, que no se han caracterizado precisamente por respetar los derechos humanos, juegan todavía un papel protagónico en materia de seguridad.

Y no hay que hacer un recuento de todos los conflictos denunciados y ocurridos en las penitenciarías, sin importar cómo se les llame, que forman

El Nacional