Pulsaciones

Otro giro: Crisis Haití

Otro giro: Crisis Haití

Claude Joseph y Ariel Henry

El primer ministro de Haití, Claude Joseph, ha quedado en una situación muy comprometedora al perder el respaldo de la comunidad internacional como heredero legítimo del poder tras el intrigante asesinato del presidente Jovenel Moïse.

Después de señalársele entre los principales sospechosos del magnicidio de Moïse, Estados Unidos y la OEA le retiraron el reconocimiento que le habían endosado para conducir los destinos de la nación.

Si bien la Policía negó implicación alguna de Joseph con las investigaciones, que Washington, la OEA y los embajadores de las más grandes potencias pidieran al último primer ministro nombrado por Moïse, Ariel Henry, que asuma el cargo, define el panorama de manera clara.

La parte diplomática de solicitar a Henry, quien no llegó a investirse, de dialogar con los pretendientes del cargo como el propio Joseph y el senador Joseph Lambert, no ensombrece el cuadro político.

El canciller y exprimer ministro está a un tris de ser señalado entre los sospechosos por la alevosa muerte de Moïse, en torno a la cual se ha tejido desde un primer momento un velo de misterio.

Que la comunidad internacional le saque los pies y reconozca a Henry como legítimo representante, aunque se convoque a un diálogo, define el panorama. La Policía haitiana, que nunca evidenció destreza para lidiar ni siquiera con las pandillas que han sembrado el terror, se ha ocupado con sus actuaciones de alimentar las conjeturas sobre el horrendo crimen.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos