Editorial

Provocación no, ¡agresión!

Provocación no, ¡agresión!

El presidente Luis Abinader advirtió ayer que el Gobierno será “bien duro” ante la acción perpetrada el domingo por policías haitianos que penetraron armados a territorio dominicano donde lanzaron bombas lacrimógenas contra un mercado informal, agredieron a comerciantes e incautaron mercancías.

Durante la rueda de prensa La Semanal, realizada en San Pedro de Macorís, el mandatario dijo que fue aplicado el protocolo previsto ante esa situación con despliegue de tropas y la redacción por la Cancillería de una nota diplomática de protesta ante el gobierno haitiano.

Por lo dicho por el  presidente Abinader se comprueba que gendarmes haitianos penetraron por la frontera por el lado de la comunidad La Vigía, en Dajabon, y que emplearon acciones de fuerza y agresión contra mercaderes dominicanos y haitianos.

Esos policías actuaron como filibusteros al despojar de sus mercancías a venduteros y compradores, en evidente provocación, por demás cobarde, porque aprovecharon la aparente ausencia en el lugar de personal del Ejército  para lanzar bombas asfixiantes sobre gente indefensa en territorio dominicano.

Lo ocurrido el domingo en La Vigía constituye una agresión absolutamente intolerable, que requiere  de una nota diplomática al gobierno haitiano en los más duros términos para que no quepa la menor duda de que otro episodio como ese sería repelido por el Ejército en defensa de la soberanía nacional.

Al  Ministerio de Defensa le corresponde  explicar las razones por las cuales una zona fronteriza colindante con Dajabon, donde operaba un mercado improvisado, carecía de vigilancia militar, más aun si por ese lugar ingresaban desesperados compradores haitianos a abastecerse de  artículos esenciales.

Se admite el criterio de que el Gobierno está compelido a obviar frecuentes provocaciones motorizadas por diversos sectores de Haití, pero el ingreso a suelo nacional de policías haitianos armados para agredir a dominicanos, no es provocación, es intolerable agresión.

Ojalá que el gobierno haitiano entienda los términos de la nota diplomática que remitirá hoy la Cancillería dominicana y que en atención a ello instruya a sus policías o militares a no repetir ese grosero acto de violación a la soberanía  nacional, o que se abstenga a las consecuencias.

El Nacional

La Voz de Todos