Cójanlo

Proyectos absurdos

Proyectos absurdos

Sede del Ministerio de Educación, en Santo Domingo.

Proyectos absurdos, que hacen más daño que bien, son impulsados sin el menor rubor por legisladores para honrar la memoria de educadores, lideres políticos y personalidades.

Ivelisse Prats Ramírez fue una insigne educadora, que luchó por la calidad de la enseñanza y  mejores condiciones de trabajo para los maestros, que jamás hubiera aprobado el culto a la personalidad que pretenden algunos legisladores al agregar su nombre al Ministerio de Educación.

No es el reconocimiento que necesita para ponderar sus aportes al magisterio. Tan o más ominoso que el proyecto a favor de la educadora es el que se promueve para designar con el nombre del doctor José Francisco Peña Gómez el local de una entidad que no debe existir como la Liga Municipal Dominicana (LMD).

 Los promotores  han debido asesorarse mejor para evitar que se ofenda la memoria de los homenajeados con proyectos que no se corresponden con sus ideales ni con el sentido de la historia.

Los proyectos distan del ideal de los exaltados. Deja mucho que desear que las iniciativas constituyan otro eslabón de una cadena de proyectos que cuestionan el trabajo legislativo.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos