Articulistas

Reformar Constitución

Reformar Constitución

Danilo Cruz Pichardo

La reforma a la Constitución, para que el Ministerio Público sea independiente, entre otros aspectos, es un procedimiento que solo exige cumplir con los requisitos, como aprobar una ley de reforma, formalizar la Asamblea Constituyente y realizar la sesión o sesiones necesarias.

 La institucionalidad democrática se fortalece si los miembros de la cúpula del Ministerio Público son designados por el Consejo Nacional de la Magistratura, igual que como se hace con la SCJ, del TC y el TSE.

En esa Asamblea Constituyente se propondría modificar, de forma adicional, el Art. 124, así como el párrafo transitorio siguiente. En esa actitud están los legisladores de los expresidentes Hipólito Mejía y Danilo Medina. En principio Luis Abinader desaprobaba esa posibilidad, pero la línea de Hipólito y los consejos de algunos de dividir el voto peledeísta, para facilitar la reelección, colocan al jefe de Estado en esa dirección.

Todos los presidentes, de las últimas décadas, han incentivado reformas a la Constitución. El doctor Fernández en el año 2010, durante   su tercer período, reformó para poder aspirar en el 2016, aunque la crisis registrada en el PLD postergó su proyecto.

Danilo Medina reformó la Constitución en el 2015 para ser candidato  en el 2016. Y gracias a esa reforma de Medina, Leonel tiene la posibilidad de gobernar el país por dos períodos adicionales a los tres que ya tiene.

 Se recuerda también que Hipólito Mejía reformó la ley de leyes en el 2002 para optar por la reelección en el 2004.

En política a esas actitudes, aunque involucren un aspecto ético, se califican de “estrategias”, como las 38 sentencias dictadas a favor de Miguel Vargas desde el TSE, con la finalidad de dividir al PRD por mandato del Comité Político del PLD. El PRD, que había sacado un 47% en el 2012, fue dividido desde el PLD, obligando a la creación del PRM el 9 de septiembre de 2014, alcanzando apenas un 35% en el 2016. Danilo Medina se reeligió fácil, gracias a esa maniobra.

 También Balaguer influyó en la JCE, en marzo de 1990, para que le entreguen el PRD a Peña Gómez. Balaguer, que estaba en una lucha cerrada con Bosch, sabía que Peña restaba votos al PLD y así se confirmó con los resultados. Balaguer obtuvo un 35%, Bosch un 34% y Peña un 24%. Jacobo y su PRI terminaron con un 7%, un lejano cuarto lugar.

Por: Danilo Cruz Pichardo /[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos