Cójanlo

Sabotaje peligroso

Sabotaje peligroso

El supuesto sabotaje que pudo generar una tragedia en el aeropuerto Las Américas es una señal de alerta que las autoridades tienen que aquilatar en su justa dimensión.

Por la interrupción del sistema eléctrico en la pista de aterrizaje hubo que desviar aviones para que aterrizaran en otras terminales.

La vicepresidenta Raquel Peña aseguró que las fallas no fueron accidentales, sino un acto terrorista. Los responsables de la acción criminal no pueden salirse con las suyas. Además de perseguir a los responsables materiales tienen las autoridades que profundizar las pesquisas para determinar si hay autores intelectuales.

En momentos de tantas tensiones nada se puede descartar, aunque tampoco se deba actuar a la ligera. Cortar los cables eléctricos para dejar a oscuras la pista de aterrizaje no tenía otra finalidad que la de provocar una tragedia con todas sus implicaciones para el servicio de aviación y la industria turística. Sin adelantarse en especulaciones salta a la vista lo suspicaz que resulta la acción vandálica.

Los aeropuertos cuentan con un servicio especial de seguridad, que en apariencia no cumplió con su misión preventiva ni nada.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos