Cójanlo

Sin descuido

Sin descuido

Consumidores ávidos de comprar y comerciantes desesperados por vender han sido la tónica de la reapertura del comercio binacional en la frontera con Dajabón.

Los haitianos han acudido a abastecerse de productos que han escaseado en su país tras el magnicidio del 7 de este mes del presidente Jovenel Moïse en Puerto Príncipe.

Para evitar éxodos masivos o que los presuntos homicidas huyeran a este lado el Gobierno decidió cerrar la frontera, pero decidió abrirla por razones humanitarias.

El dinamismo que marcó el reinicio de las operaciones evidencia las necesidades que había del intercambio comercial para compradores y vendedores.

Sin embargo, con la propagación del coronavirus y la incertidumbre en la vecina nación las autoridades dominicanas no se pueden descuidar ni un ápice en las operaciones comerciales en la zona.

Haití tiene graves problemas con la vacunación y el asesinato de Moïse todavía no se ha aclarado. Además de velar para que se respete el protocolo sanitario tienen las autoridades que estar más que alerta a cualquier movimiento sospechoso en el intercambio comercial. Es lo que demandan las circunstancias.

El Nacional