Semana Como cada domingo

Dulce Comas (Hucha), se ha ido

Dulce Comas (Hucha), se ha ido

José Rafael Sosa

Dulce Comas (Hucha) ha partido de este mundo a los 90 años, dejando un ejemplo para las generaciones de jóvenes por su visión de la existencia por las prácticas que se atrevió a desarrollar.

Hucha Comas era partidaria de la motivación y la educación de la gente en los mejores valores, como lo hizo siendo articulista de temas existenciales en el desaparecido diario vespertino Última Hora y en La Información de Santiago.

Con 81 años se inscribió en 2015, en un desafío de ejercicios aeróbicos, prueba física extendida por más de 8 horas, que no ganó, es cierto, pero que completó compitiendo con muchachas de entre 18 y 25 años.

La prueba se realizó en la cancha de uno de los clubes deportivos y culturales de Santiago, cuyo nombre se escapa a la memoria.

Dulce Comas (Hucha), se ha ido

También te podría interesar: Hoy ganamos todos

Los medios de Santiago se hicieron eco de esa hazaña física de una persona de tercera edad que fuera capaz de participar en una competencia de aeróbicos continuos (tenían 5 minutos de descanso cada hora todas las participantes, que eran todas mujeres).

Muchos temían por cualquier situación clínica producto del esfuerzo que podría afectarle por lo cual un equipo médico la mantenía en observación, pero nada pasó, Hucha Comas completó la prueba y lo hizo superando a siete chicas jóvenes.

Pero, el principal mérito de Hucha Comas, no era ese. Era su actitud ante la vida misma. Era una orientadora de las mujeres en particular y de la comunidad en general. Practicaba el placer del conversatorio orientador y con frecuencia en su casa y espacios comunitarios, se reunía para hablar por horas sobre la existencia, los valores, la vida como experiencia, los prejuicios y tabúes que limitan la existencia de la gente.

Y eso lo hacía no para lucirse en los medios porque nunca quiso que su palabra fuera material de soporte de programas mediáticos comerciales. No era su onda.

Y fue así, orientadora y ejemplo, hasta el final de su vida, que ahora – de acuerdo a sus creencias – simplemente pasa a otro plano.

Paz y buen recuerdo a la existencia de doña Dulce Comas. (Hucha). Nunca la olvidaremos.